Saltar al contenido

Esquema del ciclo del agua

El ciclo del agua se puede representar en distintas fases

Precipitación.

Es el transporte del agua que se da desde la atmósfera terrestre a través de las nubes, sobre la tierra. Al fenómeno se le conoce también con el nombre de lluvia o precipitación.

Infiltración.

El agua precipitada es infiltrada en la corteza terrestre, para luego convertirse en agua subterránea. Esta es capaz de moverse en lugares donde hay mucha presión. Su desplazamiento ocurre desde el área infiltrada, hasta un área de descarga, que la mayoría de las veces se identifica como océano.

Transpiración.

La vegetación absorbe el agua proveniente del suelo y es expulsada después en forma de vapor de agua. Tan sólo el 10% de agua que cae en la tierra se evaporiza a través de las plantas. El 90% restante se vaporiza a través de mares y océanos.

Salida superficial.

El agua que no se logra infiltrar en el suelo formará parte del agua superficial mediante los ríos y lagos. Luego es transportada a lugares donde hay más composición líquida, como lo son los océanos y mares. Por su defecto es llamada agua de salida superficial.

Evaporación.

Cuando el sol calienta al agua de los océanos, esta se evaporará. El resultado producido por este proceso es la transportación del agua hacia la atmósfera en forma de vapor. Es allí en donde se forman las nubes que luego pasarán a formar las precipitaciones. En los mares se produce la mayor evaporación, siendo el 90% del proceso en total, mientras que otro 10% se da a través de fuentes de vapor más pequeñas.

Condensación.

Luego de que el vapor es concebido en la atmósfera y las mismas se transforman en nubes, las cuales son el líquido visible en el aire. Estas son las responsables de que el proceso del ciclo del agua vuelva a la fase 1, la precipitación.